Copy

Boletín 9/2016 - Asociación Bernabé

View this email in your browser
"No sé cómo Pablo podía aceptar sus sufrimientos con sumo gozo... - ¡a mí no me sale!" Ese fue mi pensamiento lleno de frustración e irritación por  unos pequeños pero penosos sufrimientos físicos que se prolongaban en el tiempo, y que eran una "venganza del enemigo" por mi ministerio para Dios. - Como por casualidad, el día siguiente me salió en mi devocional: "Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros..." (Col.1:24a) ¡Allí está! Seguí leyendo y miré los textos paralelos: "...prisionero...por vosotros; ...mis tribulaciones por vosotros..." (Ef.3:1.13) "Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros." (Fil.2:17)
Pablo sufría para que Dios pudiera completar su obra y equipar a su iglesia. Su mensaje era: "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria", y su ministerio: "...aconsejando y enseñando con toda sabiduría a todos..., para presentarlos a todos perfectos en él" (Col.1:27-28). Pero esta labor no era nada fácil: "Con este fin trabajo y lucho fortalecido por el poder de Cristo que obra en mí", explica el apóstol. Pablo no temía ni esfuerzo ni sufrimiento, él quería que Cristo tomase forma en los creyentes - esa era su meta principal, su prioridad; para ello estaba dispuesto a hacer sacrificios y aceptar consecuencias desagradables.

"Voy completando en mí mismo lo que falta de las aflicciones de Cristo, en favor de su cuerpo, que es la iglesia." (v.24) Jesús luchó y sufrió por nosotros, para nuestra liberación - pagó un precio muy alto en nuestro favor. Pablo siguió su ejemplo, ¡sufró por Cristo y por el pueblo de Dios!
Jesús tenía una meta gloriosa y sublime delante de sus ojos, y así soportó la cruz. (Heb.12:1-3) Los "héroes de la fe", de los que nos habla Hebreos 11, perseveraban y no se dejaban desviar por sus padecimientos, ¡a pesar de no poder ver el fruto de sus penas! De Jesús profetizó Isaías: "Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho... Yo le daré parte con los grandes..., por cuanto derramó su vida (o alma) hasta la muerte..." (Is.53:11-12)

¡¡No desmayemos pues en nuestro ministerio!! Cobremos ánimo y estemos dispuestos a aceptar el sacrificio, el esfuerzo, el cansancio - por amor a los creyentes, ...y siguiendo el ejemplo de Jesús y de su siervo Pablo. En su momento cosecharemos el fruto de nuestro trabajo y padecimiento. 

¡Mucho ánimo a todos para este nuevo "curso"!

Que Dios os bendiga
ASOCIACIÓN BERNABÉ DE CONSEJEROS CRISTIANOS
info@asociacionbernabe.com
Boletines anteriores
Facebook
Website
hacerte AMIGO de la Asociación Bernabé
Copyright © 2016 Asociación Bernabé de Consejeros Cristianos, All rights reserved.


Si no quieres recibir más estos correos, te puedes dar de baja con el link "unsubscribe...". Para modificar tus datos, usa el link "update...".
Email Marketing Powered by Mailchimp