Copy

Boletín 12/2016 - Asociación Bernabé

View this email in your browser
En los campos de Belén habían pastores cuidando sus rebaños, aún de noche. Profesión humilde e incómoda, aislada de la sociedad y despreciada por los judíos de la época. Consideradas como personas poco fiables que no respetaban la propiedad ajena, por eso estaba prohibido comprarles productos del campo y no tenían derecho a declarar como testigos.

Acontece algo inimaginable: se les aparece un ángel del cielo ¡...y la gloria de Dios les envuelve en su luz! (Lc.2:9). ¿Ha llegado la hora del juicio? Entre el impacto de lo sobrenatural y la mala conciencia del hombre pecador sólo cabe una emoción: Temor. Pero no: el mensaje divino es de noticias buenas... El ángel los tranquiliza y les anuncia nada menos que ¡¡el nacimiento del Mesías!! 
Se lo anuncia a ellos y para ellos - aunque luego será para todo el pueblo; una noticia extraordinaria y de gran gozo, ¡¡que ellos reciben los primeros!! Las personas más marginalizadas y menos preparadas, con las que nadie contaba... ¡Qué paradoja! Dios rompe nuestros esquemas y elige lo más bajo para manifestar su Gracia infinita. CRISTO, Salvador y Señor - implica perdón divino, esperanza y cambio.
Y como si fuera poco, no se acaba allí la bendición que Dios derrama sobre estos pobres pastores del campo: podrán ir a ver al bebé de la promesa, hablar con María y José, testificar a la gente en el camino... Y antes de eso, ¡se les abren aún más los cielos y aparece toda una multitud de ángeles alabando a Dios y anunciando la paz que Él trae! (v.12-14)

Cántico de alabanza y gozo rebosante en el que los pastores se incorporan a la vuelta del pesebre, después de haber visto con sus propios ojos lo que el ángel les había anunciado (v.20). ¡La promesa de Dios recibida por fe, junto con la experiencia personal que la hace real, sólo puede culminar en júbilo de gratitud dando gloria a Dios!
"¡Os ha nacido hoy un Salvador, que es CRISTO el Señor!"
María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
(Lc.2:11,19)
Que seamos todos portadores de las Buenas Nuevas de la Gracia de Dios para las personas que menos se sienten "merecedoras" de ella, que tal vez se han quedado al margen de la sociedad, o de la iglesia, que no han sido favorecidas por la vida, que han sido de alguna forma personas rechazadas o se sienten así... ¡¡Dios los ama y les trae esperanza, seamos nosotros los canales de su amor!!

Feliz Navidad y que Dios os colme de bendiciones en 2017,

el equipo de la Asociación Bernabé de Consejeros Cristianos
ASOCIACIÓN BERNABÉ DE CONSEJEROS CRISTIANOS
info@asociacionbernabe.com
Boletines anteriores (click aquí)
Facebook
Website
hacerte AMIGO de la Asociación Bernabé (acceso a la suscripción)
Copyright © 2016 Asociación Bernabé de Consejeros Cristianos, All rights reserved.


Si no quieres recibir más estos correos, te puedes dar de baja con el link "unsubscribe...". Para modificar tus datos, usa el link "update...".
Email Marketing Powered by Mailchimp