Copy

Boletín 3/2016 - Asociación Bernabé

View this email in your browser
Entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, aclamado por las multitudes - pero en pocos días, de repente todo cambió... ¿Dónde estaba ahora el poder de Aquel que sanaba a paralíticos y ciegos, echaba fuera demonios y resucitaba a muertos? ¿Qué había pasado? ¿Qué estaba pasando?

Ya a Pedro le había parecido absurdo cuando el Maestro les había anunciado que iba a tener que sufrir y hasta ser matado por sus adversarios... (Mt.16:21-22) Pero sin saberlo, se hizo eco de la voz de Satanás, que también había intentado evitarle la cruz al Hijo de Dios (Mt.4:5-10). Jesús en cambio tenía las cosas muy claras - en todo momento. El grano de trigo ha de caer y morir para traer fruto, había enseñado a sus discípulos (Jn.12:24). ¡Y también que aferrarse a la vida en esta tierra puede hasta echar a perder la vida verdadera, la vida eterna (Mt.16:24-26)!
Sufrimiento y aparente derrota que acabó en un triunfo mucho mayor que la de la integridad física: ¡¡la victoria sobre el pecado, la muerte y las tinieblas!! 
Los caminos de Dios son diferentes, sus pensamientos no son como los nuestros - y a menudo no los entendemos y tenemos tendencia a rebelarnos contra ellos.

Cuando Dios obra en nuestra propia vida o cuando estamos ministrando a otros, también nos encontramos a veces con paradojas que no nos encajan, que nos desconciertan, que parecen cuestionar la bondad de Dios, su poder o su presencia.

Es en la entrega total a la voluntad del Padre y a sus propósitos divinos, como lo hizo Jesús, que nuestro sufrimiento y la del otro pueden cobrar sentido y traer fruto - quizás no en términos físicos, pero en terminos más trascendentales: como la perseverancia de la fe en circunstancias difíciles, la madurez espiritual y emocional en la lucha, la victoria sobre el diablo mediante una relación más íntima con Dios...


"Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: 'La muerte ha sido devorada por la victoria.' ¡...gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (1 Cor.15:54,57)
GLORIA A DIOS por la VICTORIA DE CRISTO

¡¡...y FELICES PASCUAS!!
ASOCIACIÓN BERNABÉ DE CONSEJEROS CRISTIANOS
info@asociacionbernabe.com
Facebook
Website
Orar por nuestro ministerio
Copyright © 2016 Asociación Bernabé de Consejeros Cristianos, All rights reserved.


Si no quieres recibir más estos correos, te puedes dar de baja con el link "unsubscribe...". Para modificar tus datos, usa el link "update...".
Email Marketing Powered by Mailchimp