Copy
Boletín 5/2015 - Asociación Bernabé
View this email in your browser
"¡Venid conmigo vosotros solos a un lugar tranquilo y descansad un poco!" (Mc.6:31)
...un descanso bien merecido y necesario en medio de un servicio intenso - tan intenso y absorbente que "no tenían tiempo ni para comer". Los familiares de Jesús habían intentado remediar a este preocupante desequilibrio sacándole de su ministerio (Mc.3:20-21). ¿Abandonar el ministerio para evitar el burn out? No era una opción para Jesús, él tenía prioridades que su familia no entendía (v.31-35).

Pero sí que Jesús era consciente de la necesidad de sus discípulos y los quería proteger; también era importante que pudiesen tener tiempo a solas con su Señor después de su primera gran misión, cumplida con éxito (v.7-13, 30). "Así que se fueron solos en la barca a un lugar solitario." ¡Qué bien!

Pero...
...pero muchos que los vieron salir los reconocieron y, desde todos los poblados, corrieron por tierra hasta allá y llegaron antes que ellos. (v.32-33)
¡Oh, no! La gente ya está allí otra vez, su necesidad no hace vacaciones, no podemos escapar... ¿Qué pasa entonces con nuestro descanso? ¿Qué hará el Señor ahora?

"Cuando Jesús desembarcó y vio tanta gente, tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor. Así que comenzó a enseñarles muchas cosas." (v.34)  A Jesús le mueve la compasión - y se entrega de nuevo a su ministerio. Durante horas, hasta que se hace tarde y los discípulos intentan poner un límite sensato (v.35-36, "...ya es muy tarde, despide a la gente..."). ¿Y qué hace Jesús? ¡Les pone a ellos un reto y una carga añadida! "Dadles vosotros mismos de comer." (v.37) Pero Señor...

Milagro de multiplicación - con cinco panes y dos pescados para 5.000 personas, y sobraron 12 canastas de pedazos, por si quedaba alguna duda... Una gran lección: ¡lo poco que tenían a su disposición, Dios lo usó para bendecir a muchos!

¡¡Vaya jornada!!

Ahora sí: "enseguida Jesús hizo que sus discípulos subieran a la barca y se le adelantaran al otro lado..., mientras él despedía a la multitud. (v.45) Allí está el límite de protección que les pone el Señor, hasta allí han podido aguantar, ahora se hace cargo él de lo que queda por hacer - y también vigila sobre su propio límite: lo que él necesita ahora, es estar a solas con el Padre. "Cuando se despidió, fue a la montaña para orar". (v.46)

Hasta que...
Jesús atiende las necesidades de la gente.
Jesús atiende su propia necesidad.
Jesús atiende las necesidades de sus discípulos.
...En la madrugada, vio que los discípulos hacían grandes esfuerzos para remar, pues tenían el viento en contra. Se acercó a ellos caminando sobre el lago... Subió entonces a la barca con ellos, y el viento se calmó. (v.47-51)
Los discípulos no escogieron sus circunstancias ni tenían control sobre las necesidades de la gente, ni sobre los contratiempos que se les cruzaron por el camino - ¡Jesús sí! Y ÉL se preocupó por ellos, estaba pendiente de ellos en todo momento - capaz y dispuesto a intervenir cuando hiciera falta. Eso sí, ¡cuándo y cómo lo estimaba oportuno él! Y en eso sus discípulos tenían que ser muy flexibles - ¡¡y nosotros como siervos de Dios también!!

El "lugar tranquilo" donde podían descansar y estar a solas con el Señor, ¡fue la travesía del lago! Nada más ni nada menos... Había que aprovechar estos momentos preciosos - después seguía de lleno el ministerio. La gente y su necesidad eran importante, eran una prioridad - pero hasta cierto punto, hasta un límite sano que ponía el Señor según sus propios criterios. Él sabía mejor lo que les podía pedir - a veces más de lo que pensaban dar - y cuándo les tenía que frenar.

El servicio pastoral, el ministerio de consejería, el liderazgo espiritual... requieren mucha entrega y causan mucho desgaste. Es fácil dar una prioridad tan absoluta a la necesidad de la gente, que nos descuidemos a nosotros mismos y acabemos en agotamiento, problemas de salud o desánimo. A veces no podemos tener todo el descanso que quisiéramos, pero ¡es muy importante que seamos sensibles al Señor y pidamos su guía, protección y sabiduría para administrar bien nuestras fuerzas y saber disfrutar del debido relax y de tiempos a solas, que son tan fundamentales para poder seguir siendo de bendición para otros!

info@asociacionbernabe.com

Asociación Bernabé de Consejeros Cristianos
AGENDA
  • Vi.-Do., 18-20 de septiembre, MADRIDSeminarios con  Dr. Chuck Lynch (maltrato psicológico, adicción sexual, pautas de reconciliación)
  • Ju.-Do., 24-28 de septiembre, TENERIFEFormación básica de consejería bíblica con Dr. Chuck Lynch
Hacerte AMIGO
Facebook
Facebook
Web
Web
Si no quieres recibir estos correos, te puedes dar de baja en el link "unsubscribe from this list" aquí abajo.
Copyright © 2015 Asociación Bernabé de Consejeros Cristianos, All rights reserved.

unsubscribe from this list    update subscription preferences 

Email Marketing Powered by Mailchimp
Share
Tweet
Forward